Compartir el coche, más accesible, fiable y económico

La presencia de los vehículos eléctricos en las ciudades medianas es un tema muy importante. En el mismo, los anuncios sobre la transición ecológica se multiplican y provocan muchas reacciones apasionadas. A pesar de esto, Clem’ ha estado involucrado en el sector del coche compartido desde 2010. Esforzándose por impulsar la oferta en el mercado y proporcionar una oferta óptima para los ciudadanos y las comunidades.

Pero las dificultades encontradas por Autolib en París, dejan bien claro que la promoción de los vehículos eléctricos no es una tarea fácil. Es decir que el modelo económico sigue siendo muy frágil. Esto es aún más cierto en las ciudades de tamaño medio. Porque son sujetas a la reglamentación que rige las licitaciones, pierden agilidad y adaptabilidad.

 

La UGAP

Por este motivo, a los directivos de Clem’, les pareció esencial obtener la inclusión en el catálogo de la UGAP (Union des Groupements d’Achat Public). Permite así a las ciudades y a las administraciones locales desplegar los servicios de Clem’ sin pasar por una licitación pública. Bruno Flinois, el presidente de Clem’ explica que “el objetivo es ofrecer vehículos comerciales ligeros disponibles en lugares lo más cercanos posibles a las tiendas o a los usuarios profesionales”.

También añade que ahora existe “auténtico entusiasmo por parte de las administraciones locales de todos los tamaños por los servicios de coche compartido con vehículos eléctricos”.

 

Práctico y económico

Para comprender este nuevo impulso, hay que tener en cuenta que Clem’ no es solo el vehículo. El coche compartido es el núcleo de la movilidad ecológica. Es porque Clem’ ofrece un abanico de soluciones incluyen:

  • la recarga a través de terminales
  • el sistema de información al cliente/usuario a través de una aplicación
  • l’advertencia a los usuarios de las rutas que podrían usar, mejorando así el uso compartido del coche
  • la gestión de todo tipo de estaciones de carga, evitando así despliegues pesados en el viario de la ciudad
  • la M’Key, una caja de llaves, permite compartir cualquier tipo de vehículo eléctrico y evitar el desarrollo de una gama especial (como las primeras versiones de Autolib en París)

El aspecto innovador de esta visión del coche compartido para los municipios reside precisamente en la prestación de:

  • un servicio completo e integral
  • un auténtico ecosistema que garantice la disponibilidad de la oferta en las mejores condiciones

¡Clem’ se ocupa de todo!

Al servicio de lo social

Clem’ va aún más lejos con sus lanzaderas agrupadas por trayectos a estaciones de tren y centros urbanos. Por ejemplo, las Clem’ eNavettes y Clem’ Solidrivesnofrecen trayectos solidarios con fines sociales. Clem’ ha focalizado su empresa en los usos, los diferentes usuarios y las dificultades que encuentran en las ciudades y ofreciéndoles soluciones. Conseguir cambiar los comportamientos requiere que se preste atención a los problemas. Y la adopción de innovaciones requiere que éstas se integren en su contexto. ¿Debe concebirse la tecnología como una solución global?

 

Leer también :Progresos y desafíos del vehículo autónomo