Los 5 grandes pilares que revolucionarán la movilidad del futuro

Cuando, en octubre de 2018, se celebró el Salón Mundial del Automóvil, LCI declaró en aquel momento que «El coche del mañana será eléctrico, autónomo, compartido y conectado».

En pocas palabras, un coche teledirigido, pero muy alejado del juguete de nuestra infancia. Entonces, ¿será inteligente como el Coche Fantástico? Sí, pero silencioso… Y, sobre todo, equipado con algoritmos predictivos.

En definitiva, una combinación de todas las fantasías de la serie de nuestra infancia con desafíos y limitaciones muy reales…

 

La electricidad, el nuevo motor de la movilidad

Voiture électrique - elctrical car - coche eléctricoHasta la fecha, sigue siendo la única energía que puede sustituir a la gasolina, que aún se considera demasiado contaminante. El objetivo para 2024 es multiplicar por 7 el número de vehículos eléctricos en toda Europa (actualmente limitado al 1 %).

Esta cuestión ya se trató en un artículo anterior, pero aún quedan dos aspectos por resolver: los problemas relacionados con la carga de los vehículos y su autonomía.
De hecho, la autonomía es un punto clave en el sector automovilístico y un requisito para cualquier innovación relacionada con las ciudades inteligentes.

 

«Compartir es cuidar»Autopartage-car-sharing-coche-compartido

Si hablamos de reinventar la movilidad, no olvidemos que los particulares no están dispuestos a gastar grandes cantidades de dinero. De hecho, se ha producido un marcado aumento en la utilización de vehículos compartidos.

Hay dos razones para ello: la primera es el hecho de compartir gastos y el ahorro que ello conlleva. La segunda es el fomento y la sobrevaloración de esta forma de transporte en nuestra vida cotidiana. Ya sea en los medios de comunicación o desde las empresas, todo el mundo defiende el coche compartido como el medio de transporte ideal para limitar las emisiones de CO², por un lado, y también para reducir los atascos urbanos durante las horas punta. 

 

La movilidad no será posible sin el coche conectado

El término conectividad no se aplica al conductor, sino al tráfico. De hecho, lo más útil de la conectividad es que puede comunicar vehículos entre sí mediante programas de gestión de macrodatos y aprendizaje automático. El resultado puede tener un impacto significativo en la movilidad urbana.

Big Data voiture car GPS coche

Hablamos de proponer itinerarios adaptados a eventos imprevistos, como accidentes, atascos, etc. De este modo, el tráfico será más fluido.

Pero la conectividad también ahorra tiempo al conductor. Es concebible que, en función del combustible restante, el propio vehículo pueda proponer una ruta hasta la gasolinera más cercana.

Lo mismo ocurre con los aparcamientos: bastaría con asociar los datos en tiempo real de los aparcamientos con los vehículos conectados para no perder tiempo buscando una plaza disponible.

 

¿Qué supone todo esto?

Para resumir esta fase de cambio que se está produciendo en el sector de la automoción, citamos a Jean-Pierre Farandou, director general de Keolis:

«La industria del transporte está viviendo su cuarta revolución: la de la transformación de la energía, los coches compartidos y el transporte autónomo».

Cada año aparecen nuevos modelos de coches en el mercado. Algunos van aún más lejos con pruebas de vehículos de conducción autónoma.

¿Quizás la movilidad del futuro consista en desplazarse sin necesidad de conducir? 

Leer el 2ndo articulo sobre la movilidad del futuro: La movilidad del mañana será aérea o submarina