Tu buzón de entrada es un peligro para el planeta

De hecho, lo que haces en internet tiene sus consecuencias. La intención aquí en la redacción no es sermonear a nuestros lectores. Este artículo solo pretende advertir sobre los efectos (no intencionados) de los correos electrónicos de los usuarios de internet. Más aún cuando la cantidad de correos electrónicos enviados en todo el mundo es de miles de millones…

 

Todo el correo electrónico se convierte en correo no deseado al mandar varios seguidos

¿Cómo hacer que las ciudades sean más seguras? ¿Cuando podrán pueden los empleados ahorra tiempo haciendo el mínimo esfuerzo? ¿Cómo guiar a los más necesitados hacia la autonomía?

Estas son todas las preguntas que las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial intentan responder cada día. Sin embargo, la cuestión del impacto de nuestro consumo en el medio ambiente ha sido abordada en menor medida. Y nos referimos aquí al consumo.

¿Quién hubiera pensado que esta nueva forma de comunicación por correo electrónico podría ser tan perjudicial?  Y sin embargo… según un estudio de l’Ademe (la Agencia de Medio Ambiente y Gestión Energética) realizado en 2014:

El envío de 33 correos electrónicos de 1 MB a dos destinatarios al día y por persona genera anualmente emisiones equivalentes a 180 kilos de CO2.

Además, la agencia estima que para una empresa de 100 personas, los correos electrónicos enviados cada año contaminan como cerca de 14 vuelos de ida y vuelta entre París y Nueva York. Esta contaminación se explica por el hecho de que el envío y almacenamiento de un correo electrónico requiere pasar por varios data centers, que son extremadamente energívoros.

 

Enviar correos electrónicos SÍ, ¡pero guardarlos NO!

La elección es tuya: puedes eliminar los correos electrónicostú mismo y liberar espacio en el data center.

Una propuesta que tendrá poco impacto si lo hace una sola persona, pero necesaria para concienciar sobre nuestros hábitos digitales energívoros. Colocándolo al mismo nivel que el reciclaje, el gesto de cada persona puede hacer evolucionar el mundo. El ecologismo pasa por la educación.

Segunda solución: apelar a una empresa especializada.

En una hora, se envían más de 10 mil millones de correos electrónicos en todo el mundo, el equivalente a 4000 toneladas de petróleo.

Un correo electrónico genera por sí solo aproximadamente 10 g de CO2 al año. En cualquier caso, eso es lo que concluye Cleanfox, un servicio de baja automática de newsletters. Una solución encontrada para prevenir la proliferación de malos hábitos. Porque el tratamiento de la newsletter sigue siendo problemático. Es necesario para promover las ventas de las webs de e-commerce, pero un fastidio para los clientes/potenciales clientes que no los eliminan y tienden a acumularse en la carpeta spam. Cleanfox estima en un 10% el número de newsletters abiertas…

 

¿Cuántos de vosotros elimináis regularmente vuestra carpeta spam?

Según la web Statista, podemos esperar un crecimiento notable en el envio y recepción de correos electrónicos de más de 50 mil millones en un período de 4 años.  Si todos coindiden en que el correo electrónico es el nuevo medio de correspondencia por excelencia, solo podemos constatar que la población favorece este medio por la rapidez del envío, su accesibilidad y probablemente su gratuidad. Es un hecho, hoy en día el correo electrónico ha reemplazado al correo postal. Sin embargo, no podemos evitar preguntarnos si no fuese tan contaminante…

 

Leer también: La ciberseguridad no coge vacaciones: nuestras recomendaciones