Un estudio publicado por the Economist ha enumerado las ciudades que se muestran como más seguras para la población

Cero suspense… ninguna ciudad francesa, española, inglesa o estadounidense se sitúa en los cinco primeros puestos del ranking bienal publicado por The Economist Intelligence Unit y The Economist.

Las 3 primeras ciudades del ranking son asiáticas: 2 japonesas (Tokio y Osaka) y Singapur.

  • Washington se sitúa en la séptima posición, mientras que París ocupa el puesto vigésimotercero.
  • Londres se sitúa por delante de la capital francesa, ocupando el puesto décimocuarto.
  • Mientras que Madrid le pisa los talones a París con el puesto vigésimoquinto, Barcelona se sitúa en el puesto vigésimosexto.

 

¿Cuáles son los criterios de selección para este estudio?

El índice evalúa la seguridad ciudadana entre las 60 mayores ciudades del mundo. Analiza 57 indicadores clave, incluídos factores relacionados con la seguridad:

  • la tecnología digital
  • la sanidad
  • las infraestructuras (nota: Barcelona se sitúa en tercer lugar en este criterio en particular)
  • y el factor civil.

Las ciudades que encabezan la lista ofrecen:

  • fácil acceso a servicios sanitarios de alta calidad
  • equipos dedicados a la ciberseguridad
  • una política de resiliencia para garantizar la continuidad de las operaciones en caso de catástofe
  • y servicios de policía de proximidad.

“La investigación también ha resaltado los profundos vínculos entre los diferentes tipos de seguridad: no es muy habitual encontrar una ciudad con tan buenos resultados en uno de los pilares básicos de la seguridad y más rezagada en otros.” Naka Kondo, editor jefe del último informe de Safe Cities.

 

¿Qué se debe hacer para entrar en esta lista?

Seguridad digital

Se puede afirmar que los 5 primeros países muestran un bajo número de ciberataques.

Sin embargo, no basta con que exista un elevado índice de acceso a internet en la población.

Sino también se debe garantizar la seguridad digital de los usuarios de internet en términos de datos personales y de recursos humanos y logísticos para asegurarlo.

La ciudad de Kuwait constituye el ejemplo perfecto. Con una puntuación del 98% en términos de acceso a internet, registra ataques de malware que oscilan entre un 20 y un 30%, y cae al puesto trigésimotercero para este indicador.

 

Área sanitaria

El acceso y la calidad de la atención médica, la higiene alimentaria, la calidad del aire y del agua, así como la velocidad de los servicios de emergencia, son parámetros que deben tenerse en cuenta al definir este indicador de medida.

Sin embargo, este índice sigue siendo uno de los más difíciles de establecer dadas las diferencias en el acceso a la atención médica. Se puede concluir, por ejemplo, que la situación económica de los últimos países de la lista no determina su capacidad para tratar enfermedades, sino más bien el número de casos reportados.

Lejos de distorsionar las estadísticas, este parámetro incluye una dimensión económica que no es fundamental para los otros indicadores.

 

La seguridad de las infraestructuras

Una buena política es fundamental para convertirse en un líder en esta área.

Aquí, observamos que las ciudades de los primeros puestos han comenzado durante este año amplios planes de gestión de la constancia, la protección de los peatones, así como un refuerzo de las capacidades institucionales respecto a la gestión del riesgo de catástrofes naturales.

Incluso estando en los primeros puestos, Singapur, Osaka, Barcelona, Tokio y Madrid, ofrecen una evaluación mixta del conjunto de su infraestructura, especialmente de su calidad.

El ejemplo más notable es Osaka, relegada al puesto vigésimosegundo por la calidad de sus aeropuertos. De hecho, la ciudad registra retrasos frecuentes en sus conexiones aéreas…
¡Y sí, eso también cuenta!

 

La seguridad ciudadana

Encontraremos aquí todo lo relativo a la autoridad o que contribuya al mantenimiento del orden, como el despliegue habitual de patrullas policiales o la utilización de las últimas tecnologías de análisis de datos. 

El resultado final es un poco contradictorio. En la ciudades mejor calificadas como Hong Kong y Tokio, la corrupción y el crimen organizado continúan siendo un problema.

De forma similar, la ciudad de Wellington ha visto como el índice de consumo de drogas jugaba en su contra, situándola en el puesto quincuagésimosexto. Sin embargo, todos los factores combinados la hacen aparecer como un modelo de seguridad en el indicador de seguridad ciudadana (quinto puesto).

 

 

Para muchos, este tipo de publicaciones no es más que verborrea académica, pero lejos de repetir los mismos principios, ayuda a resaltar los éxitos y los fracasos de las ciudades más grandes. Aunque la economía juega un papel innegable en este análisis, este factor no es determinante, ya que vemos que con menos recursos, ciudades como Bombay o Buenos Aires pueden proporcionar servicios mínimos.

Las ciudades están muy interesadas en mejorar los servicios públicos y en especial, lo relativo a la safecity, ya que sabemos que más de la mitad de la población mundial, es decir, el 56%, vive actualmente en áreas urbanas. ¿Qué se hará cuando el índice de urbanización aumente? Se espera que esta cifra aumente al 68% en 2050, lo que aumenta el temor a la sobreexplotación de los servicios públicos y el aumento del sentimiento de inseguridad.

 

Leer también: Tres innovaciones impulsarán la entrega de productos en el comercio electrónico