¡Cuando Volkswagen une fuerzas con Microsoft y trabaja con investigadores de Stanford!

El desarrollo de la “Volkswagen Automotive Cloud” requería una asociación estratégica y finalmente Microsoft será el aliado digital del fabricante alemán. Esta noticia sin duda impulsará una fuerte aceleración en la transformación digital del gigante alemán. Volkswagen se convertirá así en un “proveedor de movilidad conectada” y, como es lógico, el programa “Volkswagen We” se reorientará hacia la compartición de recursos.

Volkswagen está aprovechando la tecnología para transformarse digitalmente y ofrecer nuevos servicios de automóviles conectados a sus clientes”, explicó Satya Nadella, CEO de Microsoft. “Las mayores empresas del mundo utilizan Azure, y estamos muy contentos de que Volkswagen haya elegido Microsoft. Juntos reinventaremos la experiencia de conducción para todos los conductores del mundo.”

Vehículos hiperconectados para 2020

Así que cuando se anuncia que cerca de 5 millones de vehículos estarán totalmente conectados para 2020 (en apenas 2 años), resulta evidente que la plataforma Azure de Microsoft llega en el momento adecuado para que el proyecto sea operativo. De hecho, todos los servicios orientados al cliente, las interconexiones entre vehículos y el ecosistema de movilidad se unirán en la nube. Una vez más, el reto de la digitalización requiere la capacidad de almacenar y analizar grandes cantidades de datos. En la actualidad, se está construyendo en Estados Unidos una sede dedicada al desarrollo de la “Volkswagen Automotive Cloud” cerca de la sede de Microsoft. Cerca de 300 ingenieros trabajarán en ella como parte de este acuerdo, lo que les permitirá desarrollar colaboraciones con todo el ecosistema de movilidad y crear nuevas soluciones. Este “hub” será el centro de investigación más importante dedicado a este ámbito.

Volkswagen también invierte en vehículos no contaminantes

Pero Volkswagen no solo está invirtiendo en conectividad de vehículos, sino que, al igual que sus competidores, se encuentra en la senda del vehículo no contaminante. El eléctrico representará una cuarta parte de las ventas de vehículos en 2030, lo que plantea el problema crucial de las baterías y de la escasez de las materias primas que las componen hoy en día. De ahí el surgimiento de otra asociación tecnológica con la Universidad de Stanford, que tiene como objetivo desarrollar una alternativa al platino utilizado en las pilas de combustible. Este metal precioso hace que el uso de esta técnica sea, hoy por hoy, demasiado caro. La investigación se centra en reducir drásticamente la cantidad de platino necesaria para su funcionamiento, mientras que otros de los proyectos que se están desarrollando buscan crear nuevos métodos de almacenamiento de electricidad.

Lo que está en juego para el futuro del grupo

No hay duda de que nuestros próximos vehículos serán eléctricos, autónomos e hiperconectados. Los grandes fabricantes están trabajando a fondo en todos los frentes para incorporar las innovaciones necesarias para adaptar su oferta a las condiciones de desplazamiento en las megalópolis, a la urgencia vinculada al calentamiento global y a la integración de los objetos conectados en la vida cotidiana de los pasajeros. El futuro de un grupo automovilístico, por poderoso que sea, depende hoy en día de su capacidad para forjar alianzas estratégicas con los investigadores científicos más avanzados. ¡Sin ellos, no podrán resistir la llegada de “pure players”, esas empresas como Tesla o Google que ven la movilidad como un mercado ideal para desarrollar sus tecnologías!

Leer tambien : El mundial del automóvil y la visión del vehículo del futuro