Después de Amazon Go y Monop’Easy, ha llegado el carrito de la compra conectado

El comercio electrónico, la evolución de las tiendas a al formato figital (o fhygital) y la llegada de las tiendas inteligentes han dado paso a una nueva era en la industria del gran consumo. En este contexto se ha inventado un concepto realmente revolucionario capaz de:

  • simplificar el recorrido del cliente dentro de la tienda
  • modernizar los equipamientos
  • y agilizar el proceso de compra del consumidor

Los gigantes del sector de la gran distribución están compitiendo por imponerse en el campo de las tiendas conectadas, pero hay otro sector algo menos ambicioso del que escuchamos hablar mucho menos: el carrito de la compra conectado.

Un carrito que identifica, pesa y calcula tus compras

El carrito conectado tiene la capacidad de reconocer los artículos a través de una cámara integrada y del reconocimiento visual de productos registrados previamente. También cuenta con sensores para pesar productos como las frutas y las verduras y determinar su precio. Del mismo modo que una simple báscula, consulta la base de datos para identificar el artículo y asignarle un precio en función del peso y/o el identificador. El pago se realiza directamente a través de una aplicación o de una tarjeta que se introduce en el TPE (terminal de pago electrónico) integrado en el carrito de la compra. El ticket queda desmaterializado.

Dos tiendas de Nueva York han tenido el privilegio de probar carritos de la compra conectados de la marca Caper. Durante la fase de prueba, los prototipos no revelaron defectos de uso y los usuarios constataron el ahorro de tiempo que suponen, así como la facilidad de uso para el cliente.

Mejora de la experiencia de cliente

La prioridad ya no es incitar a la compra, sino hacer que las compras se conviertan en una experiencia agradable para el cliente. La geolocalización incorporada en el carrito le permite guiar al cliente a través de la tienda. Esta es, sin duda, una garantía de ahorro de tiempo para el cliente, pero también de beneficios para la marca. Si es posible influir en el cliente en su recorrido de compra, también podemos guiarlo a través de un camino previamente identificado y modificable en función de los descuentos de cada momento.

Un carrito que te quiere bien

Más que un simple carrito de la compra, se trata de un objeto conectado que piensa en ti y reemplaza tu lista de la compra. Se acabaron las listas, este carrito inteligente puede incluso sugerir que faltan alimentos o productos para elaborar tus platos. Y lo que es mejor aún, está programado para proponer recetas basadas en los productos que se venden en la tienda. Redacta tu lista de la compra en tiempo real, es decir, mientras vas haciendo las compras y en función de los productos que vayas añadiendo al carrito. Esta avanzada tecnología es posible gracias a los principios del aprendizaje automático (machine learning) y las bases de datos que varían en función del stock de la tienda.

 

El carrito conectado revolucionará los patrones de consumo actuales. La empresa Caddie ya ha anunciado que lanzará estos nuevos objetos conectados durante el 2019. Han estado trabajando en este proyecto durante más de un año y esperan que se popularice muy pronto. Afirmar que estos carritos de la compra conectados tendrán mucho éxito entre los clientes es una apuesta segura si tenemos en cuenta que pasamos un promedio de 6 meses de nuestras vidas haciendo cola en el supermercado…

Leer también: Auchan, Amazon, Sephora: objetivo sin caja