El patinete: el aparato de movilidad conectado

Solemos hablar de coches y autobuses eléctricos, de diversificar el transporte público con la evolución del tranvía, el tren, el metro y otros transportes ferroviarios. Pero ¿qué hay de los VMP?

Recordemos que el acrónimo VMP procede de los llamados Vehículos de Movilidad Personal. En Francia, esta denominación incluye a todos los vehículos eléctricos, como patinetes eléctricos, Segways, hoverboards o monociclos eléctricos. Estos medios de transporte se caracterizan por tener capacidad para una única persona y por facilitar los desplazamientos del usuario en la vía pública.

El patinete eléctrico responde a esta cuestión. En un principio se consideraba un juguete y era utilizado para el ocio. Pero se ha convertido en un accesorio indispensable para el desplazamiento de los ciudadanos por las calles de las grandes ciudades y para moverse entre los peatones.

Más rápido y manejable que otros medios de transporte, el patinete ha ganado mucha popularidad tras su paso a lo eléctrico.

 

El sector del patinete eléctrico en auge

*El mercado del patinete eléctrico ha alcanzado la cifra de 278 millones de euros en 2018. En este mismo mercado se contabilizaron 134 millones en 2016 y 210 millones en 2017. Se puede decir que las cifras se han duplicado en dos años. Hubo unea explosión en ventas que ha experimentado el sector en 2018. De hecho, 2018 ha registrado un aumento del 129% en comparación con 2017.

Los patinetes no siempre han estado de moda. De hecho, este incremento se explica por la reducción de los precios para incentivar las ventas Y por el ahorro de tiempo que supone su uso. Probablemente el boca a boca guarde relación con este auge… ¡No olvidemos que el mejor embajador de un producto/servicio sigue siendo el cliente!

Sin embargo, debemos especificar que esta moda nacional es exclusiva de los patinetes eléctricos. Las ventas de los patinetes mecánicos cayeron un 20%.

¿A qué se debe esta fiebre por los VMP?

Según Jean Ambert, director general de Smart Mobility Lab: “Hay un cambio real hacia lo eléctrico y la movilidad urbana, que han ganado terreno a la movilidad por ocio”. 

Aquí hablemos de patinetes eléctricos. También nos referimos a hoverboards, monopatines eléctricos, monociclos eléctricos y Segways.

Según Jean Ambert, la culpa/causa reside en los retrasos atribuidos al transporte público y a los coches. La población encuentra así en estos nuevos medios de transporte una respuesta a la necesidad de ser puntuales. Además, la practicidad de los VMP sigue siendo un punto a favor muy importante. No se necesita carné para conducir estos aparatos. Según Jean Ambert, tiene la ventaja de ser al mismo tiempo “muy manejables y fáciles de desplazar”.

 

Los patinetes de autoservicio en el ojo del huracán

La ciudad de Nantes se ha mostrado más de una vez reacia respecto al uso de patinetes eléctricos en el espacio público. La ley no ha establecido aún límites a su utilización. Es porque la ciudad prefiere ser prudente de cara a este nuevo tipo de movilidad. Por ello, el Ayuntamiento ya ha retirado las flotas de dos compañías (en octubre de 2018 y en marzo de 2019). Habían intentado desafiar la decisión de la ciudad utilizando el free floating.

El free floating se refiere a la posibilidad de dejar el patinete eléctrico en cualquier sitio de la ciudad tras su us. Y sin necesidad de aparcarlo en una terminal. Una ventaja para los usuarios. Pero una auténtica pesadilla para los vecinos, encuentran sus calles atestadas de estos aparatos.

 

¿París conquistada por el patinete eléctrico?

En junio de 2018, veíamos los primeros patinetes de autoservicio copando las calles peatonales de la capital francesa. Lime, la compañía responsable de este avance, apostaba por el modelo de vehículo compartido con los NVEI (Nuevos Vehículos Eléctricos Individuales). Este operador estadounidense es líder mundial de patinetes eléctricos de free floating.  Desde entonces, el concepto ha sido imitado por otras ocho empresas en la capital.

Ante esta incipiente oferta, el Ayuntamiento de París ha anunciado su decisión de aplicar impuestos a estas nuevas empresas en función del número de aparatos que desplieguen. Lille, Toulouse, Estrasburgo y Burdeos ya han comenzado a aplicarlos. Una buena razón, ya que la capital cuenta en este momento con nada menos que 15.000 patinetes de autoservicio que realizan 2 millones de desplazamientos, y 315.000 usuarios de Lime frente a 110.000 de Bird (cifras de Figaro.fr).

 

El patinete eléctrico es más rápido que el metro

Lime y el Instituto Odoxa realizaron a este respecto un estudio de opinión a 1511 habitantes de Île-de-France en febrero de 2019, tanto usuarios como no usuarios de Lime. Y el resultado es bastante ilustrativo:

  • El 11% de los parisinos ha adoptado este aparato como una nueva herramienta de movilidad, frente a un 5% de habitantes de Île-de-France
  • Estos usuarios estiman que han ganado de media 11 minutos en el trayecto domicilio-trabajo. Es decir, 1/3 del tiempo invertido en el transporte público.

 

Práctico y económico

Los patinetes eléctricos son cada vez más asequibles. Han disminuido su precio de 767 euros que costaban en 2016 a 477 euros en 2018. En cuanto al autoservicio, observamos que los precios son similares en todas las empresas. Para desbloquear el patinete eléctrico, solo es necesario pagar 1 euro y por minuto de uso, el precio es de 15 céntimos. Excepto en los de la empresa Dot, para cuyos patinetes el desbloqueo es gratuito. Solo la compañía Hive ofrece la posibilidad de reserva (previo pago) de un patinete eléctrico.

Los precios son los mismos que en Lyon. Sin embargo, encontramos tarifas especiales en Estrasburgo y Colmar (donde puede aplicarse un descuento con la tarjeta SNF) o en distritos de negocios como Plaine Saint-Denis (1€/30 min. o 5€/5h) y La Défense o incluso Versailles (2€/h).

Con semejante locura, pronto podremos soñar con patines o monopatines de autoservicio. Si en la actualidad los objetos de ocio están al servicio de la movilidad, cualquier cosa es posible…

Leer también: ¿Aumentaremos nuestra movilidad con el Big Data?

 

*Cifras del barómetro de la Federación de Profesionales de Micro Movilidad (FP2M) y de la agencia de innovación Smart Mobility Lab.