Drones contra la inseguridad es una prioridad tecnológica para París

Esta es, en todo caso, la línea hacia la que se dirige Mounir Mahjoubi, el ex secretario de Estado a cargo del área digital en las elecciones municipales. Su caballo de batalla: la seguridad. Además, también propone la presencia de agentes en cada barrio con el objetivo de garantizar la seguridad de los vecinos.

 

Drones, defensa e inseguridad

De hecho, Mounir Mahjoubi desea, según sus propias palabras, solicitar para París una vigilancia constante realizada por drones. Es decir“debe haber tolerancia cero, no debe pasar nada, apliquemos la teoría de las piezas sueltas: en el momento en que pase algo, intervenimos”.

Los drones estarían equipados con cámaras de seguridad. Y son más rápidos que los agentes in situ o los coches patrulla. Los drones desplegados de esta forma tendrían la capacidad de desplazarse mucho más rápido sobre el área.

 

Una flota de drones policiales sobre París

240 es una cifra que puede hacer palidecer a más de uno. Sin embargo, este número, lejos de ser al azar, corresponde a la cantidad de barrios parisinos a razón de un dron por barrio.

No se trata de drones autónomos, sino que estarán controlados de forma remota por agentes especializados. La técnica, que ya ha sido probada por los militares, ha hecho surgir la competencia dentro de la Administración, hasta el punto de seducir al joven candidato a las municipales.

Pero no se trata de dejar drones sobrevolando la capital. De hecho, no se trata de drones de intervención sino de información. Este hecho plantea un problema para la población, que todavía se resiste a implementar la tecnología en la esfera privada y no está dispuesta a aceptarla.

 

Para pedir ayuda, presione el botón

En relación con estos dispositivos electrónicos, se planea distribuir 20.000 botones de llamada por toda la capital. Y si es posible a las poblaciones más vulnerables.

Estos dispositivos tienen la ventaja de ser accesibles. Y no dependen de restricciones relacionadas con los smartphones (falta de cobertura, batería baja, etc.). El objetivo es llamar a las fuerzas de seguridad más rápido.

Aún queda por saber como se emitirán este nuevo tipo de llamadas de emergencia. Las llamadas de voz siguen teniendo prioridad. Pero estos sistemas a la vista de todos podrían utilizarse con fines maliciosos, o incluso, desviarse de su función principal.

 

¿Qué pasa con la legislación acerca de sobrevolar el cielo de París?

No habrás pasado por alto que este proyecto está en total contradicción con la regulación sobre el espacio aéreo parisino. De hecho, todo el mundo sabe que ninguna aeronave sobrevuela París. Recordemos que es la orden del 20 de enero de 1948 la que prohibe el tráfico aéreo salvo en dos casos:

  • aviones específicos (fuerzas aéreas, largo recorrido)
  • ocasiones especiales (visitas de Jefes de Estado, el 14 de julio, etc.).

Mounir Mahjoubi, por tanto, planea añadir drones policiales a estas excepciones. Por supuesto, para él no se trata de dejar drones vigilando constantemente, sino de enviarlos en respuesta a una llamada de emergencia.

Todo esto es para evitar cualquier tipo de molestia, ruido para los vecinos y visual para los turistas. Además, el riesgo de caída de los drones en pleno vuelo sigue siendo bastante elevado. Y más aún cuando cubren una distancia tan grande de forma de semi-autonómía.

 

En la actualidad, el marco legal prohibe el uso de drones en la capital, excepto en casos extraordinarios como el incendio de Notre Dame de París el pasado 15 de abril.

Sin embargo, Mounir Mahjoubi se apoya en el uso actual que hace la policía. Dice que está preparado para solicitar a las autoridades competentes que amplíe la ley al uso de sus drones policiales.

Esperemos que esta iniciativa de seguridad no se desvíe hacia la vigilancia constante de los ciudadanos. Como aquello que Shakespeare decía sobre que la seguridad es el mayor enemigo de los mortales, la tecnología tiende a ayudarlo.

 

Leer también: ¿Debemos temer a los drones?