Comentario sobre la conferencia en Parkopolis “Vehículos conectados, vehículos autónomos y herramientas digitales: ¿hacia qué revolución? »

Hablamos todo el tiempo de movilidad urbana. Pero nos olvidamos demasiado a menudo de las ciudades y de sus problemas recurrentes de aparcamiento. Si hay movilidad, esta pasa también por los parkings. No podemos imaginar una red de transporte urbano congestionada por una oferta de aparcamiento anquilosada.

Para remediar este reto capital para las comunidades, está  Parkopolis. Un evento bienal que reúne a todos los actores de la movilidad por carretera y del estacionamiento para proponer las últimas innovaciones a los ayuntamientos.

 

El lugar del vehículo conectado/autónomo en la evolución de los parkings.

En la edición décimocuarta, una conferencia inauguró este salón internacional el 19 de junio de 2019. El tema era sobre la transformación de la ciudad con los coches conectados y autónomos.

El vehículo conectado es ya una realidad, crea información sin que casi nos demos cuenta. Por otra parte, hablamos de vehículo conectado. Pero la realidad quiere que no haya una necesidad verdadera de dotar un coche con herramientas o aparatos digitales. Basta con un simple smartphone.

En efecto, pocos franceses disponen de un coche conectado, pero 75%* de la población posee un smartphone (*Statista 2019). Cualquier vehículo puede estar conectado con un teléfono adecuado.

 

Un vehículo conectado debe responder solo a tres imperativos:

  • Es un vehículo inteligente, es decir ofrece servicios de personalización, de ayuda a la conducción y de aseguramiento de los pasajeros.
  • Un coche que forma parte integrante de una infraestructura, una red de vehículos idénticos, de proveedores que garanticen la calidad de los servicios inherentes a cada vehículo.
  • El coche autónomo juega un papel indiscutible en el desarrollo armonioso de las ciudades: la gestión del tráfico, el descongestionamiento de las vías, la seguridad de los peatones.

Pero también en los parkings. Hoy, el parking es un lugar de paso, entre salida y llegada según las horas de afluencia. Mañana, la zona de estacionamiento será sobre todo un hub de servicios. En efecto, es el momento de cargar el vehículo, de proponer/obtener información sobre la movilidad.

 

Parking robotizado en Lyon

Uno de los ejemplos concluyentes es el aeropuerto de Lyon Saint Exupéry. Ya le habíamos hablado de él en nuestro Twitter hace unos meses. Desde el mes de marzo de 2019, el parking de Lyon es totalmente autónomo.

Como recordatorio, la empresa Stanley Robotics ha desarrollado un servicio de robots aparcacoches, Estos pequeños agentes autónomos se ocupan de su coche para llevarlo a una plaza de aparcamiento previamente registrada en la base de datos.

La alianza de la robótica y de la máquina learning establece un estado de situación de las plazas disponibles en tiempo real. El objetivo es también realizar una optimización provisional del espacio en función de las llegadas y salidas de los usuarios.

Este sistema permite beneficiarse de 50% de plazas más en la misma superficie. Es decir entre 500 y 2000 plazas adicionales.

Esta primicia mundial en parking exterior inaugura una nueva oferta de mercado a nivel de parking tanto público como privado. El aeropuerto internacional  Gatwick en el Reino Unido será el segundo en utilizar este dispositivo a partir del verano de 2019.

NDLR : esta solución ya no está en fase de test y forma parte del panel de servicios ofrecidos por el aeropuerto a los pasajeros.

 

Solución de parking autónomo en Issy-les-Moulineaux

Indigo es el líder mundial del parking y de la movilidad individual. Cisco, el líder mundial de la transformación digital, de la ITT y de las redes. Valeo, un fabricante de equipos para automóvil francés cuya actividad principal es desarrollar tecnologías inteligentes.

¿El punto común entre estas 3 estructuras? Su proyecto de “Cyber Valet Services”. Es decir transformar el espacio urbano con ayuda del vehículo conectado. El conductor puede dejar las órdenes de su vehículo al parking, de forma remota o con su teléfono.

El parking Camille Desmoulin ha sido equipado con un dispositivo embarcado de tecnologías basadas en inteligencia artificial, de terminales Wi-Fi y de sensores de video para poder testar este tipo de dispositivo.

Los sensores del vehículo permiten anticipar el mínimo movimiento de los otros vehículos así como de personas con total seguridad. También tienen la capacidad de controlar a distancia la trayectoria del vehículo gracia a la geolocalización integrada.

¿Cuáles son los desarrollos futuros?

Tras el estacionamiento, a partir de ahora ya se pueden imaginar soluciones de “smart parking” que ofrecerán a los conductores más servicios asociados, como lavados automáticos, cargas de vehículos eléctricos, así como mantenimiento regular del vehículo.

Este tipo de dispositivo abre la vía a la diversificación de los parkings, pero sobre todo a su cambio a un complejo de ofertas de servicios. Por supuesto, bajo la mirada de la autonomía.

La autonomía del vehículo será pues la clave, hacia donde están vueltas todas las miradas para pensar la movilidad y el parking de mañana.

Pero una cosa es segura: la autonomía no se hará sin el vehículo conectado.

 

Leer también: ¿El parking inteligente puede salvar las ciudades?