Entrega automatizada en el sector de bienes de consumo

2019 será un año determinante para Franprix. Tras colaborar con Glovo para realizar las entregas más rápido, Franprix se mantiene a la cabeza de los gigantes de la distribución con bastante ventaja. La marca intenta proporcionar el servicio más rápido y también utilizar las últimas novedades. Franprix se está convirtiendo así poco a poco en la compañía de referencia.

Un robot repartidor para facilitar la accesibilidad

Los primeros que tendrán el privilegio de utilizar este robot repartidor serán principalmente los colectivos vulnerables como los invidentes, personas mayores, o aquellas personas con alguna discapacidad que necesiten ayuda para transportar sus compras. Las pruebas se llevarán a cabo en el establecimiento Franprix de París-Rive Gauche en una fecha que aún se desconoce, pero se sabe que tendrá lugar a lo largo 2019.En cuanto a movilidad, el robot cuenta con 2 ruedas y una capacidad de 40 litros. No necesita brazos articulados ni cabeza, ya que su objetivo no es sustituirte para realizar tus compras. Es simplemente tu nuevo carrito de la compra. Te seguirá a todas partes sin necesidad de ser arrastrado, empujado o dirigido. A pesar de su apariencia lúdica, ¡el robot TwinswHeel no es un coche teledirigido! Gracias a su software de reconocimiento facial, es capaz de reconocerte entre la multitud y de seguirte a medida que avanzas.
Incluye además un sistema de geolocalización que le permite desplazarse esquivando los obstáculos. Y respeta también una distancia mínima de seguridad para evitar posibles colisiones.

Entrega garantizada en 30-40 minutos

Este es el objetivo de la marca Franprix. Para ello, la fase de prueba se iniciará en el distrito 13 y contará con un operador. Después, si esta prueba resulta exitosa, se le dejará libre con total autonomía por las calles de este distrito.De momento, este robot no tiene capacidad para viajar solo. Tiene una velocidad de entre 5 y 10 km/h, y cuenta con 30 km de autonomía. Conviene recordar que, con aparatos móviles como los patinetes, solo está permitido circular por la vía pública hasta un máximo de 6 km/h; por lo que debería ser igual para los robots repartidores.El segundo inconveniente es que este robot no sube las escaleras. Aunque se tiene planeado que evolucione hacia la autonomía, aún será necesario bajar al portal de tu edificio para recoger tus compras. Imaginamos que sus ruedas tienen capacidad para subir las aceras, pero no para subir varios escalones seguidos. Por tanto, éste debería ser un punto importante de mejora para estos robots repartidores.De hecho, éste es el próximo objetivo de mejora de los robots repartidores: conseguir una autonomía total y realizar los últimos kilómetros que separan el supermercado del domicilio del destinatario. 

Soben, la empresa en la que hay que invertir

Detrás del origen de esta novedad se encuentra una empresa francesa: Soben. Benjamin Talon, el fundador de la empresa, se asoció con Andarta R Robotic, una compañía con sede en Lyon, para desarrollar un proyecto colaborativo en materia de robótica.En la plantilla de Soben, hay alrededor de 15 empleados. 80% son investigadores titulados en ingeniería en su mayoría. Otro elemento que podría explicar su posición en el sector de la robótica, es la media de edad. Todos los empleados se hallan en la treintena, perteneciendo a la “Generación Y” principalmente. Recordemos que los miembros de esta generación son las personas nacidas con la llegada de internet y de las nuevas tecnologías llamadas “smart”.Sin embargo, la robótica no es el objetivo principal de esta empresa. Aunque parezca sorprendente, el trabajo de Soben se centra en un nicho de mercado… los coches voladores. Con los avances tecnológicos y el progreso que realiza cada día este tipo de empresas, Benjamin Talon dice estar seguro de que para 2023 habrá coches voladores circulando. Actualmente hay una especie de “boom” de la robótica, sobre todo en cuanto a la entrega a domicilio. Parece que liderar la carrera sigue siendo un punto importante, pero es más importante aún quien solucione los problemas planteados. Es un tema tan apasionante que impulsa a numerosas empresas a innovar en esta materia. Otro de los desafíos que esto conlleva para la empresa Soben, que desarrolla este robot, pone de relieve el objetivo principal de crear una Smart city, que esté al servicio de la persona. Leer también: Glovo se asocia con Franprix para ofrecer el reparto en 30 minutos