Aire vs. mar, Tesla vs. Aston Martin, la batalla por la movilidad está en pleno auge

Ya hemos oído acerca de los planes de Airbus y RATP, así como de los de Uber para el desarrollo del transporte público y su adaptación al tráfico aéreo, y sus numerosas ventajas (innovación, descongestión de la red de carreteras urbanas…).

Sin embargo, estas innovaciones sólo funcionarán en un contexto intraurbano. Así que analicemos el contexto de las innovaciones interurbanas.

París-Shanghai en 39 minutos: ¡muy pronto será posible!

Si te dijéramos que mañana podrías hacer Londres-Dubái en 29 minutos, Hong Kong-Singapur en 22 y Los Ángeles-Toronto en 24…¿nos creerías?

Este es el nuevo eje de desarrollo anunciado por Elon Musk, jefe de Tesla y SpaceX. Elon Musk asegura que dentro de pocos años podremos viajar de un país a otro del otro extremo del mundo en menos de una hora.

Pero para ello, la movilidad del futuro no será en avión ni en tren, sino en cohete.

Un viaje en cohete: ¿cuánto costará?

Sobre este tema no se ha pronunciado nadie aún: impera la ley del silencio. Este hecho ha suscitado innumerables polémicas. Algunos temen que los precios aumenten como la espuma para este tipo de transporte y ya predicen una nueva brecha social entre el cohete, el transporte de los ricos y el avión, el transporte de la clase  media.

Sin embargo, Elon Musk ya contestado a los críticos afirmando que este tipo de viajes no costarían más que un billete en clase éco. Esto ha no ha hecho más que multiplicar la polémica. Este proyecto de cohetes dedicados al transporte en la Tierra será incluso la causa de un cambio en el mercado de la aviación.

¿Resulta esto creíble?

Los analistas de UBS predicen que “El aumento de la freciencia de los viajes espaciales permitirá en el futuro el mismo número de pasajeros que los aviones hoy en día.”

El valor del turismo espacial podría alcanzar los 2600 millones de euros en 2030.

Por tanto, este proyecto se considera plausible. Los trabajos anteriores de la compañía SpaceX están relacionados con esto. Los estudios realizados se suponía que debían estudiar diferentes medios de favorecer el aterrizaje de satélites y de otros cohetes sin romperse. Si se evita el impacto, estas aeronaves espaciales son por tanto reutilizables y la ganancia financiera considerable.

Si bien Elon Musk parece encantado con este proyecto y no duda en hablar sobre él, los prototipos de están haciendo esperar…

 

Aston Martin: de la flota automóvil a la flota submarina

La compañía especializada en coches de lujo planea desde 2017 crear un submarino para sus clientes acaudalados. El submarino básico cuesta alrededor de 1 millón de euros.

Con una velocidad de 4 a 6 km/h, el submarino Uboat Worx HP no entraría dentro de lo que se podría calificar como vehículo. Ha sido desarrollado con el simple propósito de entretener. Por ello tiene una ventana panorámica de 360° y se clasifica entre los barcos tipo yate.

¿Por qué fijarse en un área tan especifica?

Incluso el reconocimiento del logo de la marca: color llamativo, mejora de la sensación de conducción gracias al control dual…Todo ello se hace para experimentar los placeres de conducir un vehículo insólito. Este siempre ha sido el branding de Aston Martin, que vende más una experiencia que un coche. Incluso en la redacción admitimos que el diseño del vehículo juega mucho a su favor…

Aston Martin se sumerge en la gama de los submarinos

La compañía ha comenzado un nuevo proyecto llamado Neptuno, y lo está desarrollando conjuntamente con el especialista en submarinos Triton Submarines. Este batiscafo puede  alcanzar 5 nudos y sumergirse hasta 50 metros de profundidad. Por un precio de 3,5 millones de dólares, Aston Martin pretende fabricar una edición limitada.

Sin embargo, si todo continúa en la esfera del lujo, aún tendremos que esperar para un uso futuro a gran escala a la luz del estudio y de los últimos modelos lanzados al mercado.

Flota aérea o flota marítima: ¿en qué es mejor invertir?

Podemos decir entonces, que las innovaciones antes reservadas para militares como submarinos o tecnologías relacionadas con los aviones, como los drones o los satélites, se utilizan cada vez más para el mercado de consumo. De entrada porque el sello militar es un sello de calidad. De hecho, si los militares lo han probado, significa que la tecnología/innovación no comporta ningún riesgo.

Por otro lado, porque las patentes y el área I+D son otros obstáculos  a evitar por las empresas que se quieren lanzar en el sector.

De este modo, la puerta está abierta para cualquier empresa que desee desarrollar el mercado aéreo y marítimo para transportar personas… ¿Y por qué no abrirla al de mercancías y entregas?

 

Leer también el 1ero articulo sobre la movilidad del futuro : ¿Cómo será la movilidad del mañana?