¿Es la falta de seguridad de los datos un motivo suficiente para deshacerte de tu smartphone?

Hay una cuestión espinosa que ha planteado muchas preguntas en el Mobile World Congress 2019 del 25 al 28 de febrero… la seguridad de los datos en los smartphones. El salón de Barcelona reúne a todos los interesados y abanderados de la telefonía móvil. Fabricantes, expertos y fanáticos de la telefonía se reúnen cada año para abordar las últimas novedades en el área.

Este es el lugar idóneo para descubrir las tendencias de los próximos años. De esta forma, lo que hoy nos parece extraordinario dentro de poco pasará a ser anticuado. Podemos decir víctima de la obsolescencia programada o de los efectos de la moda.

De hecho, se publicó un estudio global realizado por Kantar World Panel en 2017. Determinó que la vida de un móvil se estanca aproximadamente a los 2 años. En concreto en Francia, al igual que en Estados Unidos, el promedio es de 22 meses.

 

Tu móvil se autodestruirá en caso de hackeo

¿Pensabas que la destrucción programada de tu móvil era algo imposible?

No contabas con la diligencia de los fabricantes de móviles. El punto de partida era simple: eliminar completamente el acceso a datos privados, destruir la forma de acceder a ellos, o dicho de otro modo: tu dispositivo móvil.

Los sensores están integrados en el teléfono y detectan cualquier intento de intrusión forzada (apertura del dispositivo, extracción de la tarjeta de memoria…).

¡Pero no pienses que al pulsar un botón tu teléfono comenzará a echar humo! Tu teléfono permanecerá intacto. Sin embargo, la memoria de tu smartphone se borrará y tu dispositivo se inutilizará en cuanto se activen los sensores.

 

La paradoja del 5G

¿Crees que el 5G será la panacea?

Sus capacidades en términos de carga y potencia son innegables y esperamos unas velocidades de descarga insuperables (hasta 20 gigabits/segundo). En lo que respecta a la seguridad quedarás bastante decepcionado. Nos prometieron una seguridad premium con una red que utiliza dispositivos cifrados y lenguaje de red. Sin embargo, los investigadores revelan que el 5G también tiene sus fallos. Nos referimos en concreto a los riesgos inherentes al 5G:

  • intercepción de llamadas por parte de hackers
  • trazabilidad respecto a la geolocalización de dispositivos
  • el uso de falsas antenas de retransmisión capaces de interceptar la red y utilizadas por la policía para rastrear y monitorear a los sospechosos en el contexto de una investigación.

Por esta razón, el sistema de protección para 5G se ha reforzado mediante el protocolo AKA (Authentification y Key Agreement). Valida la autenticación del teléfono en redes móviles mediante el uso de claves para cifrar las comunicaciones.

 

Los “applicavores” son el primer objetivo

Con la llegada de las aplicaciones al universo móvil, los usuarios se volvieron inmediatamente adictos a estos programas de descarga para smartphones. Son prácticos y están adaptados al uso del teléfono móvil, además de facilitar el acceso a juegos o plataformas de servicios.

Sin embargo, desde hace algún tiempo existe una nueva forma de hackeo de datos con la aparición de aplicaciones falsas. Éstas copian la apariencia de las aplicaciones populares y guardan tus datos personales para reutilizar la información bancaria recopilada con fines maliciosos. Al parecer, los usuarios más expuestos a estos riesgos serían los propietarios de móviles Android.

Para evitarlo, cuando quieras descargar una aplicación no olvides ir al sitio web oficial de la marca o utiliza una plataforma de descarga recomendada y segura (ej: Google Play).

En resumen: ningún sistema o software permite actualmente garantizar la seguridad de tu información personal. La seguridad aún depende demasiado de la identificación y autenticación del teléfono durante la conexión, así como de las tarjetas SIM donde se almacenan las claves de identificación compartidas con las redes.

En este sentido, sería lógico sentir miedo ante una futura escalada de hackeo de smartphones cuando sabemos que dos tercios de la población mundial utilizan un teléfono móvil.

 

Leer también: El 5G llegará a Francia a finales de 2019: ¿estamos preparados?