La Torre Alto: un rompecabezas maldito para la seguridad

A los medios de comunicación les sigue encantando las palabras clave de moda y la smart city ha sido parte de ella durante algún tiempo Están surgiendo nuevos proyectos en todos los rincones del mundo e incluso en nuestros vecindarios, con nuevas construcciones de torres en la zona de la Défense.

Por ejemplo, la Torre Alto, un proyecto iniciado por Bouygues Construction, ubicada cerca de la Torre First de 231 metros de altura (la más alta de Francia), y aún en construcción, promete integrar todas las nuevas tecnologías.

Esta es una gran oportunidad para hacer un balance sobre la seguridad de este tipo de lugares de trabajo, que reúnen a varios miles de empleados y, a veces, a muchas empresas diferentes.

 

1. Cómo gestionar la seguridad y los flujos de personas o materiales

Aunque a todos nos gusta la idea de una torre inteligente e hiperconectada, nuestra memoria colectiva no consigue borrar ciertas imágenes y el miedo que han generado.

Proteger los datos y las personas sigue siendo un gran desafío, incluso antes de considerar una mejora del rendimiento. No hace falta decir que es la fusión de datos la que permite el análisis y la creación de nuevos servicios.

Nicolas Seailles es ingeniero de construcción en Bouygues Construction, y está a cargo de los servicios técnicos en la Torre Alto. Éste comenta:

El gremio que trabaja en silo desarrolla su trabajo allí mismo La idea es mostrarles que los datos deben empujarles no solo a desarrollar aplicaciones por parte de la empresa, sino también a comunicarse entre sí para poder optimizar cada una de ellas. La gestión de los ascensores, del control de accesos, y también de la iluminación o del acceso a la restauración pueden encontrar fuentes de progreso en el intercambio de información emitida por sus usuarios.Debemos ser capaces de poner en valor y mejorar continuamente los servicios ofrecidos por el edificio.La inteligencia artificial permitirá definir la casuística y enriquecer cada servicio”.

 

2. Cómo asegurar los datos utilizados para desarrollar servicios en tiempo real adaptados al uso de los demás

Compartir datos sigue siendo una decisión voluntaria y personal en la mayoría de los casos Por tanto, los habitantes de la torre no deben tener dudas sobre la integridad del procesamiento y almacenamiento de los datos por parte de los diversos operadores asociados al proyecto inmobiliario.

Nicolas también indica que “  Hay dos cosas muy importantes en el mundo digital: la protección de los datos personales y la seguridad, y para ello tenemos hoy en día las certificaciones ANSII y RGPD.  Y la tecnología nos permite evitar precisamente ese lado perverso, no tener el efecto “Big Brother”. El objetivo es que las personas consientan compartir sus datos.

 

3. Cómo controlar el acceso y las comunicaciones

Los individuos han adoptado muy rapidamente los últimos cambios tencológicos, lo que hace falta es garantizar los posibles fallos. Y un edificio no podrá ser realmente inteligente sin una operativa de alta seguridad sobre los datos que generará.

 Lo que ha cambiado hoy en día es que el 100% de las personas tienes un smartphone y que en éste se concentra toda la inteligencia, por ejemplo, ponemos nuestras huellas dactilares y nuestro rostro, para que podamos saber exactamente a quién pertenece y cual es su comportamiento.  En teoría, si salgo de mi oficina para ir al espacio de relajación, el robot encargado de entregar mi comida, recibirá esta información y me encontrará en el lugar correcto.  Así se optimizará todo el flujo de servios y personas a través de la nueva casuística”, concluye Nicolas.

 

Los proyectos de smart building, orientados al usuario, ofrecen una mejor fluidez y una mayor comodidad para su uso.  También se deben tener en cuenta los riesgos asociados con la movilidad de las personas y la mayor comunicación de los datos que la caracterizan.