Hacia una movilidad aérea: los entresijos de la asociación entre Airbus y RATP

A nadie se le han escapado las noticias de las últimas semanas. El gigante del transporte aéreo (Airbus) y de carretera/ferroviario (RATP) colaborarán para ofrecer un modelo de vehículo volador. Con este nuevo medio de transporte público, será posible ir volando de casa al trabajo.

Los recientes avances tecnológicos en términos de inteligencia artificial y mejora de drones le han dado la idea a la RATP, que también ha tenido en cuenta el transporte terrestre.

 

Vehículos volantes en el cielo parisino, ¿sueño o realidad?

De estas dos empresas, recordamos sobre todo su especialización, ya que cada una es experta en su campo de actividad. Sin embargo, la vía aérea solo se utiliza hoy en día para trayectos largos que cubren varios kilómetros. La apuesta no solo es atrevida, sino también arriesgada.

La legislación francesa supone otro obstáculo, ya que prohíbe a todos los aviones sobrevolar la capital por razones de seguridad. Un duro golpe para estos gigantes del transporte que, sin embargo no desesperan. Si este sistema no hace una excepción, los vehículos aéreos podrían perjudicar a los barrios marginales y, por tanto, eliminar las redes de transporte parisinas.

 

Airbus/RATP: ¿aliados o adversarios en la movilidad?

Además, las prioridades son diferentes.

Según Catherine Guillouard, CEO de RATP, desarrollar una nueva movilidad y nuevos servicios para la ciudad del futuro debe ser una prioridad.  Si la fase de prueba es concluyente, el proyecto se implementará en todo el mundo y los usuarios podrán disfrutar de este servicio por 1 o 2€/km.

Guillaume Faury, presidente ejecutivo de Airbus, prefiere centrarse en el argumento de la seguridad. Si bien a este último no le preocupa la realización de esta asociación,  insiste, sin embargo, en la voluntad de integrar este nuevo dispositivo en la vita cotidiana de los habitantes de ‘Île de France. De hecho, para él, no se puede continuar si la seguridad no está en el centro del proyecto.

 

Cinco años llenos de promesas

Airbus y RATP pretenden dejar un margen de 5 años para implementar este concepto de los vehículos voladores en Île-de-France. Estos 5 años parecen poco tiempo, teniendo en cuenta la realización, construcción de uno o más prototipos y muchas otras posibles pruebas.

Sobre todo porque el proyecto es ambicioso. Estos vehículos deberán contar con el espacio suficiente para transportar hasta 6 pasajeros. Los lectores más atentos se habrán percatado de que no estamos hablando de conductores, sino de pasajeros, ya que los vehículos serán totalmente autónomos.

¡No hay nada que temer! Recordemos que la autonomía en el transporte público no es ninguna novedad en Francia. La Île-de-France ya lo ha desmostrado con numerosos tranvías y las líneas de metro 1 y 14. En última instancia, el objetivo es que la región automatice las líneas de metro más concurridas.

 

La Île-de-France, la gran ganadora de esta colaboración

De hecho, el principal objetivo de la región es reducir el tráfico por carretera a la mitad de aquí a 2050. Aunque la congestión de las autopistas sigue causando dolor de cabeza en Île-de-France, la contaminación atmosférica ha llegado a un punto tan crítico que hay días que se organiza de forma regular transporte gratuito para los habitates de Île-de-France. Fomentar y facilitar el acceso al transporte público continúa siendo una cuestión clave para la región.

Según nuestros colegas de la revista Les Echos, se contabilizan 250.000 conductores al día por carretera en la región de Île-de-France.

 

Después de la carretera, Uber quiere conquistar el espacio

Y con espacio, nos referimos al aéreo. Si bien el público se confiesa sorprendido pero ansioso por ver estos medios de transporte en acción, Airbus y RATP no son los únicos en la carrera.

De hecho, Uber ha anunciado la apertura del ACTP (Advanced Technologies Centre in Paris) en otoño de 2019. Este centro, dedicado a la investigación sobre taxis voladores, cuenta con un presupuesto de 20 millones de euros repartidos en 5 años. Al final, ACTP quiere ofrecer una solución de transporte aéreo urbano a un precio asequible, denominada Uber Elevate.

Por tanto, hoy en día existe una batalla entre todos los líderes del mercado del transporte…Está por ver quién comercializará antes el primer vehículo aéreo.

¡Hacia una carretera hacia las estrellas o más bien hacia el cielo!

 

Leer también: Transporte público, ¡hacia una movilidad autónoma!