Montréal, la metrópoli de la Inteligencia Artificial

A principios de diciembre se celebró en Montreal el mayor congreso del mundo dedicado a la inteligencia artificial, el NIPS (Neural Information Processing Systems). Este congreso es el resultado de una verdadera estrategia de colaboración entre el gobierno, las empresas y el mundo académico. Desde hace dos años, la ciudad de Quebec atrae a los mejores talentos. Se han invertido cerca de 230 millones de euros en dos años. De hecho, Montreal se ha convertido en un hub imprescindible, el segundo a nivel mundial con:

  • más de 300 investigadores especializados en la Universidad McGill y en la Universidad de Montreal (ambas situadas entre las 100 mejores del mundo)
  • cerca de 11.000 estudiantes están matriculados en programas que incluyen la IA o el procesamiento de datos
  • y más de 90.000 puestos de trabajo creados.

 

Un atractivo internacional

Esta ciudad siempre ha sabido atraer talento europeo (en especial proveniente de Francia). Es un lugar privilegiado para empresas como Thalès o Havas. Estos últimos han establecido allí sus laboratorios de investigación.

También acoge a todos los grandes nombres del Big Data: Amazon, Facebook, Google, IBM, pero también Samsung. Y recientemente Microsoft también, que ha adquirido la start-up quebequesa Maluuba.

Las palabras de Brad Smith, Presidente de Microsoft, lo dejan claro: “Microsoft está muy entusiasmada por poder colaborar con profesores, estudiantes y la amplia comunidad tecnológica de Montreal, que se está convirtiendo rápidamente en un centro global para la investigación y la innovación en el ámbito de la IA”.

 

Entonces, ¿cuáles son las razones de este éxito de las que otros podrían aprender?

En primer lugar,  el nombre de Joshua Bengio parece surgir por todas partes. El informático es una verdadera autoridad en inteligencia artificial, pionero en el deep learning y reconocido en todo el mundo. El profesor Bengio ha colaborado con Yann Le Cun (Director de Investigación IA de Facebook) y con Geoffrey Hilton (Google). También es uno de los tres autores del libro de referencia sobre el deep learning.  Estaba publicado a finales de 2016 con Iann Goodfellow y Aaron Courville, los dos otros autores.  Y se ha convertido en el libro de cabecera de Elon Musk, el emblemático fundador de Tesla.

Hay muchos otros investigadores de renombre en el ecosistema de Montreal. Han permitido el desarrollo de incubadoras de gran atractivo tanto para nuevos proyectos como para los inversores. Techstars Montréal AI, Foundefuel, Centech, NextAI o TendemLaunch son las cabezas de puente donde nacen los proyectos del futuro.

Una empresa que pone la IA al servicio de otras empresas

Element AI, ha nacida en 2016 en Quebec y cofundada por Joshua Bengio y Jean-François Gagné, da empleo a más de 300 personas en 5 ciudades de todo el mundo. Esta empresa es considerada ya un actor importante tras haber conseguido una recaudación de capital récord de 102 millones de dólares. La investigación en IA es crucial para aumentar la eficacia, la agilidad y la seguridad de las empresas.

Hoy en día, son las inversiones las que siguen al talento

Esta frase de Hubert Bolduc, Presidente de Montréal International, explica este fenómeno a la perfección.

Pero el arraigo y el amor al país es también muy poderoso, como  lo confirma Joshua Bengio, que llegó a Montreal con 12 años: “los cambios provocados por la inteligencia artificial van a tener costes sociales, principalmente en términos de empleo. Por ello, la riqueza creada por la IA no debe acumularse en un solo lugar como China o Silicon Valley, sino que debe beneficiar al mayor número de personas”.*(entrevista en Usine Digitale).

Inteligencia artificial en todos los sectores de actividad

Los productos de IA destinados al mundo de la banca, los seguros y la salud están diseñados para facilitar y agilizar la toma de decisiones en entornos complejos. Además la rapidez es una de las principales promesas de la inteligencia artificial.  Así la agilidad es un componente esencial del éxito de los centros de investigación. Esto es, sin duda, lo que hace de Montreal una ciudad excepcional. “¡Con tal concentración de expertos en IA, pasamos de 10 minutos en coche a 10 segundos a pie para poder intercambiar ideas!”, explica Alexandre Le Bouthillier, Doctor por la Universidad de Montreal. Es también el cofundador de Imagia, una empresa que utiliza la IA para luchar contra el cáncer, y de Planora. Este inversor ángel participa en el Creative Destuction Lab, una incubadora centrada en la tutoría de start-ups especializadas en este campo.

Reforzar el atractivo de un territorio es un reto económico

Pero siguen siendo las personas las que marcan la diferencia, incluso en el ámbito d ela inteligencia artificial. Las personas, las condiciones sociales y la colaboración fluida entre todos los actores, incluidos los inversores, son una prioridad para los empleados, los estudiantes y los investigadores. Construir un mundo mejor significa, en primer lugar, reunir a las personas en un proyecto de vida y de realización personal.

 

Leer también: Quayside : Google creará su primera smart city en Toronto