10 ejemplos de smart city

La comunicación de las smart city sigue alimentando los medios de comunicación y este blog lo refleja regularmente. Pero más allá de los desafíos de recoger y explotar los datos de los habitantes de las ciudades modernas, ¿no valdría más destacar los proyectos que mejoran realmente la vida de la población afectada? ¡Hagamos una breve gira mundial que ilustrará la diversidad de enfoques y los retos sociales!

1 – Dijon

En esta ciudad de tamaño medio de Borgoña, la idea principal es agrupar los centros de control para centralizar mejor la información y optimizar los servicios y el transporte, por ejemplo, informando a los residentes de su impacto ecológico. Seguridad, clima, tráfico, acceso y cierre están disponibles en tiempo real para todos: un proyecto que aprovecha de la mejor forma los datos recogidos.

2–Rennes

Como ocurre ahora en muchas ciudades inteligentes, Rennes se ha provisto de un “gemelo digital”. Réplica digital perfecta de la ciudad real, este gemelo permite probar cualquier modificación del urbanismo o del paisaje, para entender el posible impacto sobre el medio ambiente y los elementos climáticos (como el viento). Así, la construcción de un nuevo edificio o de un subterráneo se contemplará bajo el ángulo de su integración global en la ciudad.

3 – Toronto

¿Recordamos que Google eligió  la metrópoli canadiense para construir allí su ciudad del futuro, a través de su filial SidewalksLabs? (HACER ENLACE CON EL ARTÍCULO YA PUBLICADO). Edificios modulares que cambian de función, vehículos autónomos, hiperconexión de todos los puntos de contacto con la población son proyectos que harán de Quayside una ciudad laboratorio de la IA y del Data.

4 – Louisville

Louisville – EE.UU., una ciudad poco conocida en Europa, emerge entre las ciudades más innovadoras, en especial por adoptar aplicaciones concretas a partir del big data y basadas en el principio “If This Then That”. Automatización de la conexión entre la ciudad y el hogar (smart city y smart home). Valor creado para todos: cuando tiene lugar un evento, todos los residentes reciben automáticamente la información en sus casas.

5 – Boston

El MIT, Harvard, la fama mundial de las escuelas de Boston, no tiene ya nada que demostrar. 

A imagen del funcionamiento de estas grandes universidades, el partenariado público privado es el hilo conductor del desarrollo de la ciudad inteligente de Boston. El programa “Connected Citizen” se desarrolla, por ejemplo, con Waze. La movilidad en la ciudad es objeto de una colaboración con Uber.

6 – Santander

La ciudad del norte de España tomó rápidamente la decisión de instalar miles de sensores en todos los puntos para resolver los problemas. Así, algunos sensores miden la humedad y activan el riego de los espacios públicos, mientras que la iluminación municipal solo se activa si otros sensores detectan la presencia de peatones o vehículos. Los contenedores de basura y las plazas de aparcamiento también se gestionan de esta manera, lo que hace que la ciudad sea más inteligente.

7 – Copenhague

Ser feliz en la ciudad del futuro probablemente significaría vivir en Copenhague. En el reino de las personas felices, el uso de datos va en esta dirección. Es cierto que la gestión de los recursos está en el corazón del proyecto de la ciudad inteligente, pero proporcionar información sobre los desplazamientos y su consumo de energía puede llegar más lejos.

Aquí los residentes también tienen visibilidad sobre las calorías que queman o el tiempo que utilizan en los desplazamientos, lo que les incita a llevar una vida más relajada y positiva.

8 – Songdo

En Corea del Sur, este barrio de Incheon, ha sido diseñado desde el principio como un laboratorio de la ciudad inteligente. Todo ha sido pensado para asegurar que el hábitat esté hiperconectado con el conjunto de servicios útiles, pero también con los vecinos. Usted puede pedirlo todo desde salón y seguir todas sus citas a través de una interfaz que centraliza la información sobre los vendedores, su empresa y sus libretas de direcciones. Equipado con cámaras y sensores, ¡su apartamento se comunicará con todos los demás!

9 – Londres

Todavía no convertida en una Smart City, Londres es sobre todo la capital europea de las Start-ups. También pretende ser la “best city in the world”. Desde 2010, lleva promoviendo que las empresas innovadoras se unan a Tech City y tratando de convertir un nuevo barrio llamado SiliconRoundabout en un verdadero show-room de la tecnología.

10 – Singapur

La ciudad-estado es un caso especial en el mundo de las smart-city, ya que administra los datos personales de sus ciudadanos, sin límite real. Convertida en imprescindible en la investigación biomédica y en el Big Data, la ciudad-estado de 5,6 millones de habitantes va a llegar a prohibir el uso de la nube, con la intención de no hacer públicos los datos y controlar estrictamente su explotación. La colosal riqueza de esta ciudad única le permite, por otro lado, invertir sin límites en las tecnologías más avanzadas.

Hay muchos otros ejemplos de ciudades inteligentes o comprometidas en este camino, y en Francia, algunos alcaldes de ciudades medianas se han organizado recientemente para anunciar su voluntad de ser una de ellas. Para ellos también, no se trata sólo de recoger datos, sino de imaginar proyectos que sean realmente útiles para los ciudadanos, con el fin de mejorar sus condiciones de vida.

Leer también: ¿Qué es una smart city?